<
>
Superliga 2017/2018
  • Maximiliano Lugo (90')
  • Ignacio Scocco (32')

River logró un ajustado triunfo ante Temperley

Pese a que estuvo lejos de mostrar su mejor versión, River Plate venció por 1-0 a Temperley en el Estadio Alfredo Martín Beranger y comenzó así con un triunfo su camino en la Superliga Argentina de Fútbol.

Ignacio Scocco, a los 31 minutos del primer tiempo, anotó el único gol del partido para un equipo al que no le sobró nada y al que le costó demasiado imponer su patrón de juego.

Temperley, que recibió a River después de 30 años en un estadio colmado y término con diez hombres por la expulsión de Maximiliano Lugo a los 44 minutos de la segunda etapa, al menos mejoró su imagen tras la pálida eliminación de la Copa Argentina ante Defensa y Justicia.

En la primera mitad de hora del partido, a River no le costó tanto hacerse dueño del territorio y del balón como construir situaciones de peligro en el arco local.

El llamativo nivel subterráneo de Leonardo Ponzio, impreciso, dubitativo, lento, hundió al conjunto de Marcelo Gallardo en un agujero negro, y la desconexión de Carlos Auzqui e Ignacio Fernández, y en menor medida de Gonzalo Martínez, aislaron a los delanteros.

Apenas un remate de Pity Martínez de media distancia pudo contarse como aproximación en ese lapso, mientras que Temperley, con una presión agobiante y doblando marcas, resistió.

Sin embargo, en la primera y única acción del primer capítulo en la que el Millonario consiguió salir prolijo desde los defensores hacia sus volantes, desde Jonatan Maidana hasta Martínez, River facturó. Fue a los 31, con una cesión definitiva para Scocco, quien se acomodó en la medialuna y sacó un derechazo seco, de esos inatajables para cualquier arquero.

El último cuarto de hora, lejos de tranquilizar a River, profundizó los puntos débiles de su juego, sobre todo los defensivos, y el Gasolero estuvo en tres ocasiones a nada de igualar el marcador. A los 33, Maidana salvó providencialmente, casi en la línea, un remate desde el suelo de Emiliano Ozuna, y un minuto después Germán Lux se hizo gigante para mandar al córner un derechazo de Juan Sánchez Sotelo, tras una mala salida de Javier Pinola.

A los 44, la justicia le dio vuelta la cara al partido cuando un tiro libre de Marcos Figueroa besó el poste derecho de Lux y el descanso encontró a River en ventaja, pero sin mostrar nada de brillo.

Gallardo mandó a la cancha en la reanudación del partido a Enzo Pérez y Ariel Rojas, y su equipo ganó cierta fluidez en la zona de gestación.
En tres minutos, la visita tuvo tres situaciones de riesgo concreto, pero en todas se encontró con un Ayala magnífico. River se volvió a desdibujar con el correr de los minutos y recién a los 25 volvió a generar peligro, con un gran pase al vacío de Pérez y un mano a mano entre Scocco y Josué Ayala en el que volvió a ganar el arquero local, la figura del encuentro.

Dos minutos después, Temperley, que creció en la misma proporción que la merma de River en su rendimiento, contó con la ocasión más clara del segundo episodio a los 27, pero Lux ahogó el grito de un Marcos Figueroa que definió demasiado suave, cara a cara con el arquero, luego de una réplica. River volvió a merodear el segundo gol con un remate en el palo del ingresado colombiano Rafael Borré, y después fue llevado por su adversario a intentar conservar la ventaja.

El final del juego en un Beranger repleto por 20 mil personas, al menos, dejó la sensaciones que River debe aprobar varias materias pendientes, y que el local, si afina la puntería, puede pensar seriamente en dejar atrás rápidamente la pelea por el descenso.

Noticias - Primera A