<
>

Chaves no tuvo un buen desempeño en la cuarta etapa

El colombiano Esteban Chaves no tuvo una buena jornada y terminó la cuarta etapa, una contrarreloj individual entre La Tour-du-Pin y Bourgoin-Jallie, en el puesto 63, lo que lo ubica 39° en la clasificación general. El colombiano se había mantenido entre los favoritos previo a la etapa, pero el ciclista está mostrando secuelas de sus cuatro meses fuera de actividad.

El australiano Richie Porte (BMC) superó al alemán Tony Martin, favorito en la etapa de 23,5 kilómetros, en la que el español Alejandro Valverde fue tercero y el belga Thomas De Gendt (Lotto Soudal) mantuvo el liderato.

Porte, de 32 años, marcó un tiempo de 28.07 minutos y superó en 12 segundos a Martin y en 24 a Valverde (Movistar), tercero en la general. El español, con toda su barba, mantiene la forma que le ha llevado a conquistar esta temporada, de momento, once victorias y se colocó al frente de los favoritos.

El Bala solo cedió ante Porte, intratable en la prueba que iba a probar las fuerzas de cada uno y que serviría de ensayo para la crono del Tour, de idéntica distancia, y ante Martin, pero mostró las garras a Alberto Contador (Trek), a quien aventajó en 11 segundos, y a Chris Froome (Sky) en 13.

Los favoritos estuvieron en la lucha del 'top ten', y entre ellos se coló como noveno Thomas de Gendt, empeñado en seguir de amarillo. El belga lo logró con un meritorio noveno puesto a 42 segundos del ganador. Fue suficiente la ventaja que se guardó con el triunfo en la jornada inicial.

Una crono interesante que hizo aflorar los nombres de los que van a luchar en la montaña por llevarse el Dauphiné, de los gallos de la general, apretados en poco más de medio minuto. Porte es el más cercano a De Gendt, a 27 segundos, y Valverde al acecho a 51, de momento el jefe de jefes.

Entre medias se cuela como cuarto el holandés del Lotto Jumbo Stef Clement a 55 y Contador y Froome de la mano a 1.02 y 1.04. Para el español, que dijo haberse sentido muy bien, una pequeña inyección de moral al comprobar que su máximo rival en el Tour de momento no se ha puesto en modo apisonadora.

Una victoria revitalizante para Richie Porte, de 32 años y líder del BMC con esperanzas de volar alto en el Tour de Francia, con el que tiene cuentas pendientes. El excompañero de Froome en el Sky y amigo del británico fue quinto el año pasado y en 2017 quiere demostrar que vale el amarillo en París.

De momento el ciclista de Tasmania ha firmado las victorias en el Tour Down Under, Tour de Romandía y una etapa de la París Niza, y en el ensayo general de la Grande Boucle, a tres semanas de la salida en Dusseldorf, ha lanzado un aviso con las manecillas del reloj como aliadas.

Este fin de semana llega la montaña, el terreno de Contador y Froome, donde Porte tratará de dar otro paso al frente. Todo con permiso de Valverde. Al Bala siempre hay que tenerlo en cuenta.

Este jueves se disputará la quinta etapa, entre La Tour-de-Salvagny y Macon, de 175,5 kilómetros.